web analytics

La Cruz de la Orden del Mérito con Distintivo Blanco de la Guardia Civil

Fue un día de primeros de Octubre de 2017, en el que me encontraba en mi oficina en Madrid. Entre las múltiples llamadas teléfonicas que recibo a diario, sin duda la que recuerdo como más impactante fue la que procedo a relatar a continuación.

Se trataba del comandante César Lorenzana, del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, como otras muchas veces en las que hablamos de lo divino y lo humano, de una necesidad de formación para su equipo, de la asistencia a algún evento o de cualquier otra cosa. Sin embargo, en esa ocasión, César me llamaba para darme la enhorabuena por una noticia que me dejó en shock. La Guardia Civil me había concedido, a propuesta del Grupo de Delitos Telemáticos, la Cruz del Orden del Mérito con Distintivo Blanco.

Estoy acostumbrado a que la gente me diga a menudo que les ha gustado una charla que he dado en un evento, que ha visto en Youtube o que me agradezcan lo enseñado en un curso que haya impartido o en el que haya participado. Para esos casos, tengo un discurso preparado en el que quito importancia al tema y ya está.

Sin embargo, esta vez fue diferente:  Tartamudeé, me tembló el pulso y me tuve que sentar. Le pregunté que si era una broma, que dónde estaba la cámara oculta… “Venga va. Ahora en serio César, cuéntame para qué me llamabas”  -No me lo podía creer-

La Guardia Civil, uno de los cuerpos policiales de mi país, por petición consensuada de un equipo de personas con los que he compartido varias ocasiones, me agradecían mis horas de colaboración con ellos con una condecoración así. Sin duda esto superaba cualquier emoción sentida anteriormente por el reconocimiento de haber sido el ponente mejor valorado en un evento, o cualquier otro agradecimiento que tuviese en la memoria hasta ese momento.

Estaba sin habla y no sabía qué contestarle, así que le dejé hablar a él. Me indicó que ya había sido concedida y publicada en el Boletín Oficial de la Guardia Civil el 25 de Septiembre de 2017, y que lo normal sería que me la impusieran en una ceremonia que se llevaría a cabo para las Fiestas de Nuestra Señora del Pilar, patrona de la Guardia Civil. Sin embargo, y dado que en esa época la situación en el país era delicada, cabía la posibilidad que dicha fiesta no se celebrase. Y así fue.

Al rato me llamó mi buen amigo Ángel Pablo Avilés. Lo hacía, una vez que ya era oficial, para darme la enhorabuena personalmente, no solo como Guardia Civil, sino también como amigo. Posteriormente, en un evento en el que coincidimos, Ángel me regaló un pin de la Cruz del Orden del Mérito con Distintivo Blanco, de las que a él le habían otorgado anteriormente. No me estaba dando un pin que hubiera comprado en una tienda de merchandising ni que hubiera encargado a Aliexpress, sino que me daba una parte del conjunto de condecoraciones que le habían concedido a él. Fue un gesto de los muchos que tiene Ángel con la gente y que le honran como la gran persona que es. Se lo agradecí en su momento, y se lo agradezco y agradeceré siempre, de todo corazón.

En verano de este año 2018, me volvió a contactar el comandante César Lorenzana para indicarme que en Octubre de este año se impondrían las condecoraciones del año pasado y del presente. El lugar elegido es el acuartelamiento de la Guardia Civil en la calle Batalla del Salado en Madrid. Sin embargo, debido a que el lugar no es tan grande como para albergar a tanta gente, no era seguro que me fuese a tocar a mí. El GDT una vez más, intercedería solicitando que yo fuese uno de los elegidos. En caso que quien tenga que tomar esa decisión, se decantase por otras opciones, me tocaría esperar a otra fecha, posiblemente en un evento más íntimo, en las oficinas de la UCO. Sin embargo, la fecha del 13 de Octubre, un día después del día del Pilar, me venía estupendamente dentro de la apretada agenda que manejo a finales de año. Una vez más, la suerte estuvo de mi lado, y la confirmación llegó el martes 9 de Octubre, para asistir el sábado.

Y el día llegó. A las 10 AM estaba puntual como un reloj suizo en el acuartelamiento. Los nervios estaban a flor de piel, aunque al rato apareció el comandante César Lorenzana, así como otros dos profesionales del sector que recibirían igualmente la misma condecoración ese  día: Román Ramírez (fundador de RootedCON), y César Cabana  (Director Comercial de OnRetrieval) y entre todos nos entretuvimos y relajamos.

Hoy mismo, 13 de Octubre, escribo esta nota con mis reflexiones y con los sentimientos frescos, tras haber vuelto a casa después de un acto que guardaré para siempre en mi memoria.

El protocolo, el himno, la bandera, el respeto a los que han dado la vida por su país,… todo esto al calor de mi familia y de algunos de mis compañeros de Securízame, hicieron de este día algo inolvidable.

     

Quiero agradecer públicamente, y de todo corazón, a las grandes personas que componen el Grupo de Delitos Telemáticos, por haberme dado esta oportunidad proponiéndome para esta condecoración, y por supuesto a la Benemérita Guardia Civil por habérmela concedido.

Sin duda, ha sido el mejor reconocimiento que he tenido en mi vida profesional, así como uno de los días más felices de mi vida, también en lo personal.

 

Lorenzo Martínez Rodríguez

CTO de Securízame